Rita Ponce de León

Lima, Perú, 1982

La plazuela más cercana

En colaboración con Pablo Pérez Palacios

Plataforma de MDF. Medidas variables.

El punto de partida de esta propuesta es consecuente con una escultura participativa en forma de mesa que la artista realizó hace algunos años titulada ¿Cómo desaparecer una mesa? La premisa inicial de este tipo de trabajos realizados por Ponce de León consiste en generar situaciones de encuentro y conversación. El mobiliario, por lo tanto, se vuelve un dispositivo para la participación e interacción entre los usuarios de una escultura concebida como un mueble o escenario que invita al público a activarla.

Para la XIII Bienal FEMSA, Ponce de León extiende su proyecto hacia una nueva pregunta: ¿Cómo transformar una mesa en una plaza? Por medio de esta rearticulación de escalas que permita que su obra se convierta en una suerte de escenario en forma de plaza —dentro de una plaza—, la propuesta busca provocar que las actividades familiares o comunes se vuelvan extrañas, al tiempo que el mismo mobiliario estimule el distanciamiento o la autoconsciencia en la que el espectador se percibe como parte de una escena. Estas estrategias de participación, inversión y juego de escalas son comunes en la producción plástica de Ponce de León. En esta ocasión, estas están presentes en un trabajo para el espacio público.  

En palabras de la artista,

La propuesta que presentamos consiste en instalar una versión más pequeña de la Plazuela del Moral. Este espacio a escala, muy parecido a una gran maqueta, funcionará como un espacio de encuentro en donde quienes acudan estarán más cerca y juntos, además de ubicarse cara a cara. Esto no ocurre en la plazuela de tamaño real porque por su diseño, se crea un frente (la explanada) y una “tribuna” (las escaleras). El tamaño de la instalación presenta también a la “plazuela-maqueta” como una mesa donde se pueden realizar diversas actividades. Sus muros y suelo pueden ser intervenidos por el público. Las escaleras reales de la plaza sirven como sillas para sentarse “a la mesa”, aunque también se puede entrar y sentarse en el suelo y apoyarse en los muros y jardineras.


 

Artista visual. Cursó la licenciatura en la Pontificia Universidad Católica del Perú y en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda”. Ha tomado diversos talleres de danza butoh en Brasil, México y Japón. Forma parte del colectivo CLAP CLAP. Ha expuesto su trabajo en la 32 Bienal de São Paulo (2016); el Museo de Arte de Lima, (2015-2016); la Fundación Miró (2014); el Kunsthalle Basel, Suiza (2014); la Bienal de Cuenca, Ecuador (2014); la Sala de Arte Público Siqueiros (2012) y el New Museum, EUA (2011), entre otros. Actualmente trabaja con la comunidad estudiantil de Pomona College (Claremont, EUA); colabora con la educadora somática Joelle Gruenberg, el arquitecto Pablo Pérez Palacios, la artista del cuerpo Tania Solomonoff y el artista visual Andrés Villalobos. Ha recibido apoyo del programa de Jóvenes Creadores del FONCA (2013), de Fundación Japón (2014) y de la Fundación/Colección Jumex (2016).

www.vigiliaycabeceo.blogspot.com