COLABORACIONES MUSEOLÓGICAS

El programa de colaboraciones museológicas de la XIII Bienal FEMSA utiliza el montaje y el display museográfico para plantear un procedimiento colaborativo con los museos de Zacatecas. Éste puede realizarse por diversos medios, como por ejemplo, la selección de una obra histórica por parte de un curador para montarla en relación a los acervos de los museos zacatecanos, la redistribución de dichos acervos, la reelaboración de textos y cédulas con el propósito de activar otras lecturas, o bien, por medio de comisiones artísticas.

Este programa se llevará a cabo en diversas sedes del corredor cultural zacatecano en las cuales se presentarán las siguientes exposiciones:

FRANCISCO GOITIA

Esta exposición revisará la obra del artista zacatecano Francisco Goitia (1882-1960) buscando actualizar algunas de las ideas e intenciones en su producción. Goitia fue un artista singular que confeccionó un personaje a la manera de un asceta y místico, posición que él relacionaba con una postura progresista radical. En sus obras, como queda claro en las piezas conocidas como Paisaje de Zacatecas con ahorcado, Goitia perseguía mostrar una realidad crítica que incomodara al espectador. Como él mencionó en distintas ocasiones, anhelaba que sus cuadros fueran adquiridos por ciertos grupos dominantes –los políticos o la alta burguesía– con el fin de que su pintura fuera un recordatorio constante de la violencia y la inequidad en el país. Obras como la serie de paisajes de Zacatecas o sobre la Hacienda de Santa Mónica son de primera relevancia como referentes históricos de este proyecto de exposición.

ARTES POPULARES

Desde los años posteriores a la Revolución de 1910, las llamadas artes populares en México han sido proyectadas y administradas como un elemento de identidad nacional que, simultáneamente, tratan de demostrar una especie de creatividad innata en el pueblo mexicano. Con el tiempo, no obstante, la producción de artes populares se ha centrado en gran medida en el comercio para turistas más que en el consumo nacional. Del mismo modo, su permanencia justifica la continuidad de tradiciones vernáculas mientras que, irreparablemente, sitúa a los artesanos dentro de parámetros paupérrimos en lo que se refiere a condiciones de vida.

Este proyecto de exhibición busca alejarse de los temas de identidad nacional comúnmente abordados al estudiar las artes populares. En cambio, se intentará verlas y estudiarlas bajo los términos desarrollados por Ernest Bloch (1880-1959) sobre “contradicción asincrónica” y “contradicción sincrónica”. De esta forma, se explorará el potencial crítico y radical que las artes populares encierran vis-a-vis los ritmos, formas y medios de producción artística actuales, principalmente.

 

ABSTRACCIONES

Este apartado de colaboraciones museológicas consta de cuatro proyectos que tendrán lugar en el Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez de Zacatecas.

El espacio múltiple

Este proyecto busca revisar y actualizar El espacio múltiple, una de las investigaciones más sobresalientes realizada por Manuel Felguérez durante la década de los setenta. El proyecto se basó en una combinatoria de formas geométricas, paletas de colores fríos y cálidos así como de distintos soportes:la pintura, la escultura, la gráfica y el arte público. El espacio múltiple fue un proyecto sustentado en un amplio marco teórico que contemplaba desde cuestiones fenomenológicas, sustentadas en el trabajo de Rudolf Arnheim, hasta interpretativas, apoyadas en los escritos de Umberto Eco. Esta serie de trabajos también sirvió a Felguérez como antecedente de su proyecto La máquina estética, la primera indagación realizada por un artista mexicano en la que se cruzaron los terrenos del quehacer artístico con el de la cibernética.

Geometrías

Desde los años setenta del siglo pasado, el arte con cierta solución geométrica realizado en América Latina ha sido visto como un tema común para articular una suerte de arte de la región. En México, esta tendencia es apreciable en la introducción y desarrollo del término geometrismo. Esta postura ha seguido vigente entre teóricos e historiadores del arte realizado en América Latina desde inicios del siglo XIX. En muchas de estas investigaciones o ejercicios curatoriales, no obstante, la producción mexicana ha estado ausente. Este proyecto de exhibición busca remediar esta cuestión al entablar un diálogo entre artistas mexicanos con los de otros países de la región. Del mismo modo, se buscará ampliar la discusión sobre la geometría en el arte del siglo XX y siglo XIX incluyendo casos que señalan su empleo lírico, crítico, entre otras cuestiones.

Gestualidades

Un efecto que ha tenido el privilegiar la abstracción geométrica en el estudio del arte de América Latina desde los años setenta ha sido la oclusión de la abstracción gestual, lírica o informal en la región. Este proyecto de exposición busca poner atención en este legado del arte moderno de la región que se extiende desde mediados del siglo pasado hasta nuestros días.

Osaka 70

Este proyecto busca revisitar la historia del pabellón mexicano en la feria internacional de Osaka 70. En esa ocasión, Fernando Gamboa (1909-1990) comisionó a nueve pintores (Lilia Carrillo, Gilberto Aceves Navarro, Arnaldo Coen, Francisco Corzas, Manuel Felguérez, Fernando García Ponce, Francisco Icaza, Brian Nissen y Vlady) la factura de pinturas de grandes proporciones a la manera de murales transportables. Gamboa buscaba presentar un nuevo muralismo que, aunque con un sentido crítico, se separaba del realismo y la figuración de la Escuela Mexicana de Pintura. El proyecto de exhibición buscará especular con esta iniciativa así como con la historia poco conocida de estos murales, los artistas invitados a realizarlos, su presentación en Japón en 1970 y su historia posterior a este evento.

ARTE BARROCO

Este proyecto busca investigar y actualizar el arte barroco mexicano, particular del periodo colonial y que es distintivo de la ciudad de Zacatecas. Más que centrarse en sus soluciones religiosas, la exposición buscará mostrar la contemporaneidad de algunos de sus recursos formales, como son los juegos de perspectiva, su lógica narrativa, trucos ópticos, entre otras cuestiones. Aunque generalmente olvidado, el arte del barroco, al igual que muchas prácticas artísticas contemporáneas, desafiaba y deconstruía categorías y géneros aislados, mezclando y haciendo interactuar distintos medios.

GRÁFICA Y DIBUJO

Zacatecas cuenta con una larga tradición en el terreno de la producción gráfica y cuenta con uno de los acervos más relevantes dentro de esta línea en el Museo Pedro Coronel. Este proyecto, concebido por Caroline Montenat, revisará dicho acervo abriendo un diálogo entre estas obras históricas y ejemplos de prácticas contemporáneas.

NUNCA FUIMOS CONTEMPORÁNEOS

En el Ex Templo de San Agustín tendrá lugar una exposición que reunirá a varios artistas cuyo trabajo explore las formaciones híbridas entre lo histórico y lo contemporáneo que son un eje central de la XIII Bienal FEMSA. Bajo el concepto de desformalismos, la muestra conjuntara distintas visualizaciones formales de lo histórico a través de problemáticas de la abstracción moderna, la iconología barroca y las artes populares. De esta manera, la exposición se relacionará y tendrá un eco con los distintos proyectos que se presenten en otras sedes. Esta alusión a una multiplicidad de espacios busca entablar un vínculo con algunas de las ideas detrás del proyecto El espacio múltiple de Felguérez.

ESTUDIOS

Este programa de exposiciones tiene su base en el procedimiento curatorial conocido como “visita de estudio”, que tiene como eje el diálogo con los artistas locales. A partir de estos intercambios, queremos buscar, propiciar y/o develar tanto las afinidades como las diferencias que existen en el campo de la producción artística actual en Zacatecas. En este proceso, el término estudio tiene un doble sentido: por un lado, se refiere al espacio de producción artística y, por otro, a los casos de estudio en tanto formato de investigación curatorial.

La iniciativa concibe un espacio de exposiciones continuas con el objetivo de propiciar diálogos entre artistas de diversas generaciones y posturas estéticas. Es, además, una herramienta de investigación curatorial que cuestiona el aislacionismo de la producción de estudio al estimular encuentros que buscan estrechar los vínculos entre artistas y visibilizar relaciones entre la producción artística local —moderna y contemporánea— con su entorno cultural, histórico y social.

Los conceptos de nodo, red, espacio múltiple y montaje híbrido, que subyacen al programa de la XIII Bienal FEMSA, Nunca fuimos contemporáneos, fundamentarán las exhibiciones de obras y artefactos que se llevarán a cabo en los espacios Cubo blanco y Cubo negro dentro de El Santero.