INTERVENCIONES ESPACIO PÚBLICO

Cerro de la Bufa

El Cerro de la Bufa se tiene una altura de 2 610 msnm y se ubica al este del centro histórico de la ciudad de Zacatecas. Sirvió de refugio para grupos zacatecos durante las invasiones españolas durante el siglo XVI. Actualmente es un lugar turístico. En él se encuentra una ermita dedicada a la Natividad de Nuestra Señora, construida en 1548, que actualmente es el Santuario de la Virgen del Patrocinio, patrona de los habitantes de la ciudad; un observatorio meteorológico construído en 1906; la Casa de la Caridad (1862) y el actual Museo de la Toma de Zacatecas, abierto en 1984. En 1979 se construyó un teleférico mediante el cual se puede acceder al sitio.

Antonio Bravo

(Ciudad de México, 1983)

Albarrada

Siete vaciados de tierra y paja. 340 cm x 185 cm x 41 cm cada uno.

Este proyecto es una intervención escultórica en la Plaza de la Revolución, frente al atrio del Santuario, conformada por siete albarradas (muros) de tierra dispuestas en la explanada. Estos muros, que miden 340 x 185 x 41 cm cada uno, conforman una arquitectura temporal de espacios transitables.

La decisión de erigir siete albarradas, se toma de una de las crónicas de Fray Antonio Tello con respecto a la Guerra del Mixtón, sublevación que se suscitó en 1541 en los alrededores de lo que actualmente es Nochixtlan, Zacatecas. En una de las crónicas da cuenta de la batalla del 24 de julio de 1541 y la incursión de Pedro de Alvarado y sus hombres en el Cerro del Mixtón para reprimir a los rebeldes Caxcanes. En su travesía, Alvarado se encontró con que el ingreso al Peñón estaba protegido por siete macizas albarradas resguardadas por más de 10,000 “indios”. Las fuerzas de Alvarado no pudieron penetrar la defensa Caxcana y emprendieron la retirada perseguidos por sus adversarios. Tras la persecución, Alvarado sufre un accidente que le provocaría la muerte. Tello narra otras batallas y la posterior e inminente derrota de los Caxcanes.

La intención de erigir estas Albarradas, por un lado, constituye un ejercicio imaginativo que busca perfilar un cuestionamiento sobre la construcción del acontecimiento histórico y, por el otro, enunciar desde el arte, que la conquista y disputa del territorio no ha acabado y que aún persisten resistencias.

En el Museo Zacatecano, se presentarán los dibujos y diagramas realizados por el artista, relativos a la Batalla de Mixtón.


Cristóbal Colón 28, Zacatecas Centro

(frente al Museo arte Abstracto Manuel Felguérez)

Diego Pérez García

(Ciudad de México, 1975)

Sin título

9 esculturas de piedra tallada. Entre 50 kg a 450 kg c/u. Medidas variables: 40 x 40 x 40 cm (la más pequeña); 140 x 80 x 120 cm (la más grande)

Diego Pérez ha optado por seguir por la vía de las esculturas en piedra que ha sido el centro de su práctica en los últimos años. Dicha práctica resulta de una combinación entre jardinería, maquetas y la talla en piedra de distintos colores, texturas y materiales. Debido a la fuerte tradición de cantera en Zacatecas, Pérez ha optado por realizar diversas intervenciones sobre piedras escogidas en varios talleres de la región. Por medio de una colaboración con los artesanos locales, su propuesta consiste en diversos encargos en los cuales los colaboradores tallan una serie de anfiteatros y escalinatas en las piedras. Según Pérez, el ejercicio de construir estas representaciones permite echar a andar la imaginación y el ensueño, pues la maqueta y la miniatura invocan a la imaginación creativa en quien las contempla y produce. El ejercicio de imaginar estos espacios fantásticos puede ser combustible para el acto creativo ulterior.


Plazuela del Moral (Plazuela cósmica)

Rita Ponce de León 

(Lima, Perú, 1982)

La plazuela más cercana

En colaboración con Pablo Pérez Palacios

Plataforma de MDF. Medidas variables.

El punto de partida de esta propuesta es consecuente con una escultura participativa en forma de mesa que la artista realizó hace algunos años titulada ¿Cómo desaparecer una mesa? La premisa inicial de este tipo de trabajos realizados por Ponce de León consiste en generar situaciones de encuentro y conversación. El mobiliario, por lo tanto, se vuelve un dispositivo para la participación e interacción entre los usuarios de una escultura concebida como un mueble o escenario que invita al público a activarla.

Para la XIII Bienal FEMSA, Ponce de León extiende su proyecto hacia una nueva pregunta: ¿Cómo transformar una mesa en una plaza? Por medio de esta rearticulación de escalas que permita que su obra se convierta en una suerte de escenario en forma de plaza —dentro de una plaza—, la propuesta busca provocar que las actividades familiares o comunes se vuelvan extrañas, al tiempo que el mismo mobiliario estimule el distanciamiento o la autoconsciencia en la que el espectador se percibe como parte de una escena. Estas estrategias de participación, inversión y juego de escalas son comunes en la producción plástica de Ponce de León. En esta ocasión, estas están presentes en un trabajo para el espacio público.  

En palabras de la artista,

La propuesta que presentamos consiste en instalar una versión más pequeña de la Plazuela del Moral. Este espacio a escala, muy parecido a una gran maqueta, funcionará como un espacio de encuentro en donde quienes acudan estarán más cerca y juntos, además de ubicarse cara a cara. Esto no ocurre en la plazuela de tamaño real porque por su diseño, se crea un frente (la explanada) y una “tribuna” (las escaleras). El tamaño de la instalación presenta también a la “plazuela-maqueta” como una mesa donde se pueden realizar diversas actividades. Sus muros y suelo pueden ser intervenidos por el público. Las escaleras reales de la plaza sirven como sillas para sentarse “a la mesa”, aunque también se puede entrar y sentarse en el suelo y apoyarse en los muros y jardineras.

 

Producción de carpintería: 4H muebles (Carlos Sánchez, Francisco Santa, José Luis Castillo y Luis Antonio Díaz).


Mercado Jesús González Ortega

Colectivo Ocupa

Hypomnema

Restauro e intervención de las 22 lámparas del Mercado González Ortega. Medidas variables.

El Colectivo Ocupa (Ana Karen Corvera, Renny Castillo Umpiere, Osvaldo Lugo), originario de Zacatecas, ha centrado sus actividades artísticas en proyectos de carácter intervencionista que buscan dialogar con el contexto inmediato en el que se inscriben. Para la XIII Bienal FEMSA, han ideado una propuesta que combina la restauración con la intervención de las lámparas del Mercado González Ortega. Su propuesta consiste en asignar una lámpara por locatario, donde de alguna manera se encapsulará su memoria, convirtiendo un elemento cotidiano en material histórico-mnemónico a partir de la reconstrucción de los elementos que los unifican espacialmente. En palabras del colectivo,

 

…si bien la memoria se reconstruye en su mayoría por medio de elementos físicos (imágenes de archivo, objetos, textos o videos), este proyecto propone un ejercicio de hypomnema, es decir, una reconstrucción desde procesos abstractos donde la acción de recordar se vuelva una necesidad vital para generar nexos con el pasado, entendimientos en el presente y utopías para el futuro, por medio del tiempo (memoria), un contexto (experiencias) y una atmósfera (luz) para provocar la hipermnesia.

 

Artistas visuales. Ocupa está integrado actualmente por Anakaren Corvera (Zacatecas, 1992), Osvaldo Lugo (Zacatecas, 1983) y Renny J. Castillo Umpierre (La Habana, 1984).

El colectivo se formó en 2013 con el proyecto de sitio específico Galería Ocupa, en el cual participaron Servando López, Pais Villagrana, Abraham Soriano, Alejandra Mora, Lizeth Luna, Anakaren Corvera, Osvaldo Lugo, Elda Ortiz, Ma. Fernanda Mauricio, Mario Alberto Castro y Renny J Castillo Umpierre. En 2015 participaron en el Festival Cultural Entijuanarte (Tijuana, México). Como parte del Programa público de la XIII Bienal FEMSA llevaron a cabo Mercado Ocupa, una intervención en el Mercado Jesús González Ortega (2018). Los proyectos de Colectivo Ocupa se desarrollan mediante propuestas multidisciplinarias e incluyentes de intervención directa a partir de las condiciones dadas por un espacio concreto.