MUSEO COMUNITARIO Y CLUB DE LECTURA SIERRA HERMOSA

PROYECTO: Círculos de Lectura, en colaboración con Biquini Wax EPS

COORDINACIÓN: Natalia de la Rosa, Nika Chilewich, Daniel Aguilar Ruvalcaba y Cristóbal Gracia

Descripción de la actividad en el Santero, Zacatecas

19 de mayo

En esta sesión presentaremos de forma general el proyecto del Museo Comunitario de Sierra Hermosa, fundado por el pintor Juan Manuel de la Rosa. Asimismo, hablaremos del programa de colaboración entre este espacio y Biquini Wax EPS, llevado a cabo entre 2017 y 2018, a cargo de Natalia de la Rosa, Nika Chilewich, Paloma Contreras Lomas, irak morales y Cristóbal Gracia. Estarán presentes los artistas invitados a intervenir en el museo durante este periodo (Giacomo Castagnola , Jorge Satorre, Miguel Fernández de Castro y Wendy Cabrera), quienes platicarán de sus trabajos en desarrollo. También asistirán los ex alumnos del club del lectura, que ahora estudian o trabajan en la capital, para que presenten sus experiencias alrededor de este proyecto.

Antecedentes del museo comunitario y club de lectura

El Museo Comunitario y Club de Lectura de Sierra Hermosa, ubicado en el municipio Villa de Cos, Zacatecas, opera como un espacio autónomo en el que se activan procesos culturales relativos a las necesidades inmediatas de sus usuarios, miembros de la población aludida y otras circundantes. La característica principal de este museo, inaugurado en el año 2000, es que ha sido administrado totalmente por la comunidad de la que surgió. Es decir, no es un espacio museístico que se conformó como resultado de una política gubernamental o privada, sino que fue concebido como parte de las necesidades inherentes a esta comunidad, la cual mantiene dentro de sus acciones cotidianas, como la siembra, el pastoreo y el pequeño comercio, una cercanía constante a la lectura y al arte.

El museo nace del proyecto comunitario “Las Aureolas” de Sierra Hermosa, club de lectura fundado a partir de una donación de 200 libros. A partir de ese momento, el pintor originario de esta comunidad, Juan Manuel de la Rosa, comenzó un programa en el 2010 que expandió el club de lectura a una sala de exhibición, una cocina comunitaria y talleres diversos, al asumir la cultura como un elemento vital para ampliar las experiencias comunes en el poblado y las pocas posibilidades de subsistencia para la colectividad, que enfrentan temas como la crisis de la actividad agrícola y ganadera, la explotación de recursos naturales, la migración y las condiciones precarias de la educación rural. Comenzó, siempre a partir de la donación y autogestión, y con el apoyo y colaboración de toda la población, talleres de pintura, textiles, huertos, coloquios de historia regional, actividades deportivas, teatrales, musicales, dancísticas, gastronómicas, todo con la finalidad de que el poblado y, en mayor medida, los niños de la localidad, tuvieran herramientas pedagógicas que complementaran la escasez de oportunidades educativas, potencializando al mismo tiempo las experiencias sensibles. La creación de la sala comunitaria, donde se resguarda una colección de obras, se realizó con el objetivo de que sus exhibiciones acompañen cada evento que realiza la comunidad y, así, la galería se integre siempre al espacio exterior. Por tanto, desde su apertura y concepción se estableció como un museo que rompe con la noción canónica institucional, permitiendo desarrollar una nueva concepción respectiva a lo que implica constituirse como un museo comunitario.

Una de las características tanto del club de lectura, como de la sala de exhibición, radica en su método de distribución de sus colecciones. El sistema adaptado fue el originado por los clubes de lectura “Las Aureolas”: además de la introducción a la literatura por medio de la lectura en voz alta, se establece el préstamo gratuito de libros. De esta forma, el museo también adquiere esta estrategia y genera el préstamo constante y rotativo de obras de la colección para los habitantes, ya sea para acompañar sus casas, edificios comunitarios o pequeños comercios.

Desde una perspectiva que considera que las condiciones de posibilidad de construcción crítica de un museo se construyen de manera constante y se fundan en el espacio específico, el proyecto “Museo comunitario” propone una rearticulación desde prácticas actuales para la construcción de programas pedagógicos, así como el uso de dispositivos materiales modulares y de usos múltiples como estrategias afectivas que hacen visible y responden a las crisis cultural, política y económica contemporáneas.

El éxito del proyecto se ha reflejado en que niños de otras comunidades cercanas, como La Mancha y Sarteneja, son asistentes frecuentes a estos encuentros, o porque una primera generación de miembros del club de lectura continuó sus estudios a partir de becas y una vinculación con diversos centros educativos de la capital del Estado. Los alumnos graduados suman 7 en 17 años de labor. Además, este club ha continuado ininterrumpidamente y nuevas generaciones se han sumado, siendo que la biblioteca cuenta ahora con 6,000 títulos y 45 miembros activos del club de lectura.

 

Del espacio independiente al Templo de Estudios Sub-Críticos. Biquini Wax EPS en Sierra Hermosa

El proyecto “Círculos de lectura” se articula como un proceso de colaboración entre el Museo Comunitario de Sierra Hermosa y Biquini Wax E.P.S. Esta colaboración explora el desarrollo de programas de lectura y talleres de técnicas tanto artesanales como informáticas para provocar la visibilidad y afectación, tanto intelectual como material, de necesidades específicas relativas a producción de información relacionada con la historia (colonial) de la comunidad y las problemáticas características de este contexto.

Consideramos que el proyecto apuntala la posibilidad de establecer diálogos artísticos, curatoriales y museológicos desplazados del tradicional trazado centralista de la Ciudad de México, y de otras ciudades con actividades económicas a gran escala, al mismo tiempo que se cuestiona por la viabilidad y emergencia constante de museos comunitarios a lo largo del país. De hecho, propone la posibilidad de servir como plataforma para desarrollar programas educativos críticos desde las estrategias comunes del arte contemporáneo que posibiliten una producción, distribución y consumo de experiencias sensibles críticas a partir de un programa editorial, que producirá manuales para este propósito.

 

Festival Fuerza del Desierto

Como conclusión de este proyecto de colaboración entre el Museo Comunitario y Biquini Wax EPS se ha planeado un festival. En él se llevarán a cabo diversas actividades culturales para la comunidad. La sede principal del evento será el Museo Comunitario y Club de Lectura, sin embargo, se promoverá la ocupación y uso de diversos espacios. Se invitarán a participar a los habitantes de las comunidades aledañas (Sartaneja, Santo Domingo, La Mancha). Asimismo, se expondrán las obras donadas en las primeras visitas y otros ejercicios realizados en este proceso de trabajo.

El festival se plantea como la conclusión de las actividades desarrolladas (talleres, mesas de estudio, círculos de lectura) y así como la muestra de obras producidas a lo largo de 2017 y 2018 por los artistas participantes en el marco de la beca William Bullock FEMAM, por medio de los proyecto de los artistas invitados: Giacomo Castagnola , Miguel Fernández de Castro, Jorge Satorre y Wendy Cabrera y los miembros de Biquini Wax EPS (que ha enfocado su labor en el rescate de la memoria oral, en los estudios de las relaciones de género y en la organización de los círculos de lectura). Todas estas intervenciones buscan continuar y enriquecer las propias estructuras desarrolladas anteriormente. El objetivo es que este apoyo tenga un impacto que permita continuar de forma autónoma la organización del museo.

Proyectos en desarrollo

Giacomo Castagnola está interesado en trabajar y recuperar conocimientos locales para aprender, registrar y coproducir con hacedores y fabricantes de Sierra Hermosa proyectos de mobiliario contemporáneo para el Museo, dando lugar a la exploración e innovación alrededor de procesos y oficios comunes de la comunidad de Sierra Hermosa. Por su parte, Jorge Satorre, en colaboración con Luis Lara, pintor paisajista y pastor, planean un proyecto basado en la relación y conexión entre la sabiduría, educación y conocimiento geográfico de la zona. La propuesta de Miguel Fernández de Castro parte de un problema en concreto, la falta de diseños en el taller textil. Al retomar la similitud que existe en las formas de trabajo en los telares y en cómo están construidas las imágenes digitales, la propuesta consiste en generar un simple programa o software que pueda convertir cualquier imagen a pixeles y de ahí traducirlos al telar.