MAYA JURACÁN

Maya Juracán. 21 Bienal de Arte Paiz, Guatemala.

Maya Juracán, cocuradora de la 21 Bienal de Arte Paiz, Más allá (2018), quien trabaja desde la gestión crítica de la memoria histórica guatemalteca, parte de comprender el territorio para acuerpar los diálogos localizados desde el feminismo comunitario como una herramienta para pensar en el espacio como una relación epistemológica en flujo, el cuerpo en su relación con este espacio, el tiempo, el movimiento y la memoria. La más reciente edición de la Bienal de Arte Paiz descentralizó territorial y conceptualmente la noción de producción y circulación cultural como una forma de montar un espejo que a la vez que recupera algunas narrativas de los largos procesos sociopolíticos en el país, apunta a abrir preguntas desde dentro acerca de cómo se construye éste en el ahora más allá de la mirada exterior.

 


Historiadora y curadora independiente. Estudió el profesorado en Lengua y Literatura en la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala, una licenciatura en Historia y Ciencias Sociales, así como gestión de proyectos en la New York Foundation for the Arts y el curso Art & Activity: Interactive Strategies for Engaging with Art en el Museum of Modern Art de Nueva York. Fue cocuradora de la 21 Bienal de Arte Paiz (Guatemala, 2018). Participó en ART Sevilla, Encuentro Internacional de Arte Contemporáneo (Sevilla, 2017). Ha curado exposiciones como Marilyn Boror, Nos/Otros, Centro Cultural Municipal; Ullf Anner, Y desde siempre fuimos hacia la vida, Casa de la Memoria Kaji Tulam; Anna Maria Angelucci, Progetto “O”, ArteCentro (2017) y Para que no vuelva a pasar, fotografía documental de las mujeres de Sepur Zarco, en Casa de la Memoria Kaji Tulam (2016). Participó en la residencia La Ira de Dios (Buenos Aires, 2018). Ha colaborado en diferentes proyectos sociales y artísticos como Inside Out Project y Proyecto 44 y escrito para medios como La Hora y Terremoto. Actualmente se desempeña como catedrática de historia del arte, donde reflexiona acerca del arte, el activismo y los diálogos con el arte socialmente comprometido. Incorpora conocimientos de la historia y la pedagogía dentro de las prácticas curatoriales.