TALLER PARA UNA MEDIACIÓN-ETCÉTERA

En general cuando escuchamos la palabra mediación en el contexto del arte, la vinculamos a un proceso de traducción de un algo (concepto u objeto) que viene antes a alguna cosa (información) que se presenta después. Sin embargo, ni los procesos de traducción son tan simples, como tampoco la mediación.

Al igual que la curaduría y las prácticas artísticas, la mediación es el resultado de un trabajo no lineal de investigación conformado por elementos críticos, políticos, pedagógicos y poéticos —aunque no siempre estemos atentos a eso. En este sentido, una mediación puede asumir muchos formatos —puede ser un recorrido en el museo, pero también una fiesta en la calle, una caminata, o una lectura colectiva; puede ser performativa; puede ser a ciegas; o subiendo la montaña para ver lo que se quiere desde lejos; configurarse como un desayuno; ser incluso temática; tomar la forma de un foro; o incluso de una publicación; puede ser también una clase en la plaza o un recorrido que comienza en la casa de alguien. La mediación puede también asumir distintas temporalidades: puede durar todo un día; durar 2 horas o sólo 5 minutos; puede empezar el martes y terminar el domingo; puede pasar sólo en días de lluvia, o todos los días a las 12:00 h. Puede ser hecha por un artista, un curador, una maestra o maestro, un estudiante de arte o de geología, un vecino, un custodio, un jubilado, un niño, un curioso y también por un mediador.

Así como el arte, la mediación es lo que tú y yo llamamos mediación. Jamás será un comentario exento o una descripción ingenua de algo. Es un potente ejercicio político de crítica y imaginación.

El Taller para una mediación-etcétera está organizado en 4 sesiones teórico-prácticas en las cuales se abordará la noción de mediación desde la idea de “invención de la mediación” y todo lo que esto implica en términos políticos, críticos, poéticos y pedagógicos. De este modo, como primera actividad del programa de mediación, el taller partirá justamente de la apuesta que hace esta bienal por una reflexión histórica a contrapelo a partir de un modelo colaborativo de acción para pensar colectivamente con sus participantes cómo construir un programa de mediación para esta Bienal.

Si la curaduría es ciudadana, ¿cómo debe ser la mediación de la XIII Bienal FEMSA? Si la curaduría de Nunca fuimos contemporáneos se da como un proceso curatorial extensivo, ¿cómo podemos pensar la mediación? ¿Cómo podemos inventarla desde nuestras miradas, saberes, memorias, lecturas y vivencias sociales, políticas, artísticas y históricas locales? ¿Cómo puede ir la mediación más allá de la bienal para justamente ser la (mediación de la) bienal?

Mônica Hoff les invita a venir con ganas, y también con ropa cómoda, a traer un libro muy importante o que sea referencia para cada uno, el libro que están leyendo ahora o que están a punto de leer, una receta culinaria, una música para caminar y el objeto más antiguo que tengan en sus casas y que puedan transportar.

Este taller se impartirá en El Santero los días:

29 de agosto 19:00 h

30 de agosto 19:00 h

31 de agosto 19:00 h

1 de septiembre 11:00 h

2 de septiembre 11:00 h